El Dedo de Oro

Guillermo Sheridan
El Dedo de Oro.
Alfaguara
México, 1996.

Hugo Atenor Fierro Ferráez, Líder Nato de Hombres, en medio de una gran conmoción es trasladado en aeroambulancia al hospital en un intento desesperado por salvarle la vida. Increíble creerlo pero el viejísimo líder obrero y mandamás del país aún registra señales de vida en su corpachón gigante. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de su médico por devolverle la conciencia, Hugo Atenor cae en estado de coma, y junto con él México, al que ha gobernado durante años de caótica dictadura. Corre el año 2029.Hace ya más de cinco lustros que una nube de materia poluta cubre la ciudad de México y no deja pasar los rayos de sol. Enormes rascacielos sirven de vivienda para los ricos y poderosos, mientras los pobres y oprimidos viven en la penumbra. La Ciudad Alta y la Ciudad Baja dividen la población. Estados Unidos, Japón y Europa se han cobrado la deuda externa con territorio: México les ha cedido, por la fuerza de las armas, los estados del norte, así como Baja California y Yucatán. Un presidente títere-Froylán Benamejí- sirve a los propósitos de Ferráez y de los cuatro Líderes Sustitutos. Éste es en pocas palabras el arranque de la aventura que nos lleva a recorrer Guillermo Sheridan en El dedo de oro, una narración delirante, divertidísima, llena de colores y humores locales. Un libro que conmocionará a los lectores al enfrentarlos al espejo de un porvenir bastante posible, aunque siniestro y poco esperanzador, pero como dice F.V. en el epígrafe de esta novela: Llevo cincuenta años diciéndoles que las cosas no pueden seguir así.