Furia de Talentos

José Zaidenweber
Furia de Talentos.
Editorial Contacto
México, 1993.

Es un hombre nuevo, algo así como un vidente sumamente carismático de ojos azules penetrantes y cabellera rubia, le dicen el profeta amnésico porque a pesar de atraer a las masas por su sabiduría, que está como escrita en su rostro, no recuerda su identidad ni su pasado.

Para los asesores científicos de los gobiernos del orbe, el profeta no es un hombre extraterrestre o un misterio, es más bien un experimento. Su tarjeta de presentación es su imagen característica; es su mirada y su sonrisa, su andar erguido y sus pantalones negros entallados que parten de una cadera sensual hasta medio tobillo.

A través de poner en contacto sus ondas cerebrales logra sintonizar una película que le va a revelar su pasado. El film es editado por una super biocomputadora que manipula al profeta hacia un destino determinado, llegar a ser el máximo dirigente de una sociedad sumamente poderosa encargada de asesorar científicamente a los gobiernos de la Tierra.

Se establece una lucha entre los recuerdos y la información de la máquina; entre el profeta y la biocomputadora.

La película es un viaje por un año en un transatlántico-ciudad. En ella aparecen caracteres especiales y únicos como un biofísico y sus formas arquetipales representadas por un mago, una bailarina, una cirujana plástica, un jugador de ajedrez y un pianista.

Los personajes de la novela forman entre sí una formidable telaraña de relaciones y manipulaciones que el lector va desentrañando poco a poco hasta llegar a saber el verdadero significado del experimento el profeta amnésico.

Un suspenso psicológico futurista que nos ilustra sobre los espectaculares avances de la bioingeniería molecular y los inusitados cambios en la informática que ya está tocando las puertas de una nueva era.