¡Castigo!

Felix F. Palavicini
¡Castigo!.
México, 1926.

En el gobierno posrevolucionario, los políticos de izquierda logran imponer las reformas necesarias para crear los Estados Soviéticos Mexicanos. Mientras esto sucede, los empresarios estadounidenses arreglan un matrimonio de conveniencia con un socio mexicano. Los resultados, en ambos casos, son desastrosos. ¿Será posible crear un modelo de estado que no tienda a ninguno de los extremos de la política? Esta es la pregunta que se hace su autor en 1926, ofreciendo también una solución.

Menos de una década después de la Constitución de 1917, Félix F. Palavicini (1881-1952) imaginó esta que es la primera distopía o antiutopía mexicana, como si presintiera la obra ya iniciada de Yevgueni Zamiatin, con la cual nació la distopía del siglo XX.