El impostor

Antonio Malpica
El impostor.
La Mosca Muerta
México, 2001.

La madrugada del Día del Trabajo, de un año posterior al 2001, un accidente libera un virus mortal, al que sólo sobreviven un fragmento de humanidad y las plantas de la Tierra. En medio del silencio que subraya aun la desaparición de insectos y animales, se desata una última batalla individual por la esperanza: la del exgerente de un banco de la Ciudad de México, Gustavo Báez.
A mitad de un escaparate apocalíptico, Báez, en su condición de arraigado, intenta mantener y compartir los valores más profundos de su humanidad: la amistad, el amor, el respeto a la vida, la lealtad a la especie y la alianza con lo más noble de los hombres que le antecedieron. En su gesta participan el doctor Estrada, un brillante científico discapacitado, Marta Ruvalcaba, una violinista de la Sinfónica, y María Fernand, una niña de seis o siete años.

La habilidad narrativa de Antonio Malpica nos lleva a través de la soledad de cada uno de sus personajes hasta el desenlace de una aventura donde contemplamos los ocasos postreros de la civilización y presenciamos el inevitable encuentro con el deterioro de la ciudad, de los hombres y de las pasiones que ponen en juego la apuesta final de nuestra especie.