A imagen y semejanza

Guillermo Fárber
A imagen y semejanza.
Siglo XXI
1992, 1992.

Obra conmovedora de ficción política en tono caricaturesco para entender las elecciones del futuro a partir de una realidad emergente en nuestro panorama político. La apariencia por encima del contenido: el reino de la imagen diseñada a la medida a partir de las encuestas. Planeación y control implacable, por el Poder, de todos los factores influyentes en las votaciones.

Amoralidad absoluta, disciplina sin fisuras, violencia estrictamente controlada por la estrategia. Las infinitas máscaras del poder: los hilos sucesivos y las manos detrás de las manos. Personaje colonizado, superficial, consumista: un tecnócrata desdeñoso. País y lenguaje híbridos, desdibujados, en transición. Candidato títere, primitivo, hueco. Electorado maleable.

Trama ingeniosa, desarrollo acelerado, desenlace sorpresivo.

Novela reveladora de los mecanismos de la mercadotecnia electoral moderna: el lavado de cerebro comunicacional, a escala masiva; de ahí que la gran batalla por el dominio no tenga ya como botín la tierra, el mar o el aire, sino -nada menos- la mente humana.