Nueva Utopía y los guerrilleros

René Avilés Fabila
Nueva Utopía y los guerrilleros.
El Caballito
México, 1973.

Como su propio autor lo confiesa en la dedicatoria, es un intento por crear una literatura humorística que en sí misma tenga un amplio compromiso político. La obra -en la que participaron diversas personas- fue concebida como una unidad y los textos que la forman están íntimamente ligados conforme a un riguroso plan. Los materiales del libro son el cuento, la nota periodística, los planos de una casa a prueba de allanamientos policiacos, una historieta, sociología y economía apócrifas, invitaciones a la subersión y un sin fín de elementos que giran al ritmo de una temática franca, abiertamente política. Como en toda la literatura de René Avilés Fábila, el sarcasmo y la ironía juegan papeles importantes; la brevedad y la precisión aunadas a un estilo desenfadado e hiriente, de lenguaje eficaz, domeqado por el constante quehacer literario, le conceden a Nueva Utopía, pams sobrecargado de absurdos, según la óptica del autor, dimensiones tremendas: es la recreación de un mundo de represiones, de un mundo en agitación, en el que las gentes desean cambios radicales. Pero el Estado golpea a los inconformes y enconces el libro aborda el choque desigual con sorna y utiliza el humorismo para satisfacer sin piedad a las personas que con tal de mantenerse en el poder llegan a extremos espantables por su ridiculez o por su crueldad. A veces la imaginación rebasa límites y entonces los cuentos se acercan a cierto tipo de ciencia ficción de pretenciones sociales. Pero en general, la causticidad se dirige a planos muy concretos, sin ningún tipo de evasión; al medio que rodea al autor y que evidentemente lo asfixia.