Después del Apocalipsis

Por: Francisco Calleja

Tuve la oportunidad de leer Bestias de sangre y fuego (Goliardos, 2001) de Ricardo Guzmán Wolffer (1966). El autor nos relata una aventura a todas luces previa a los sucesos de Bestias de la noche (Ramón y Llaca, 1998), centrándose en uno de los personajes principales de esta última novela: el dragón Fafner.

El autor mezcla de manera inteligente seres de la fantasía tradicional (dragones y hadas) con seres producto de mutaciones, seres antropoides y demás alimañas de existencia factible, además de en la mente de Guzmán Wolffer, en el futuro de un planeta Tierra que ha sufrido los estragos de una guerra de magnitudes épicas.

El mamífero más semejante al ser humano vive temeroso de los semejantes a Fafner, dragón vampírico que disfruta la violencia y la acepta, no sólo como medio de vida, sino como fin último de su existencia.

Esta plaquette-noveleta se desliza fácilmente en la disputa de Fafner con un reptil denominado Loco de quien el nombre describe las características de este ser.

Sin muchos aspavientos Wolffer logra entretener, claro está sin profundizar en las motivaciones de los personajes, más bien nos presenta una viñeta de la vida en esas futuras y difíciles épocas.

Violencia, peleas y acción definen esta noveleta que nos deja un buen rato de entretenimiento.

Al final de esta edición se incluyen algunos poemas en prosa poética que tendrán que ser revisados y analizados por cada uno de los lectores, porque el que esto escribe no conoce lo suficiente de poesía, hay para todos los gustos.